Home opinion El equilibrio que faltaba
El equilibrio que faltaba

El equilibrio que faltaba

10
0

La aparición del centrocampista Arthur Melo, se está convirtiendo en una de las sensaciones del inicio de temporada para los aficionados culés, que poco a poco ven en el joven brasileño, la reencarnación del propio Xavi.

Comparar a Arthur  con Iniesta o Xavi, ahora mismo nos parece una auténtica temeridad , pero demuestra este hecho, y la ilusión que hay instaurada en la  hinchada culé, que disponer de un jugador de características similares a la de dos de los últimos genios que han pasado por el Camp Nou, genera grandes dosis de felicidad, optimismo e ilusión.

El brasileño ha llegado a can barça haciendo muy poquito ruido y casi  a escondidas, tapado entre estrellas y culebrones, y su adaptación no ha sido si no menos que curiosa.

Empezó el brasileño  jugando bastantes minutos en la presente pretemporada, e incluso  marcó uno de los primeros goles del verano para los azulgrana, además de también,  de marcar uno de los más espectaculares goles de la gira veraniega del barça. Empezó Arthur  también  a dejar detalles de gran jugador, de centrocampista ágil que,  sin grandes alardes ni regates suntuosos, movía el balón con solvencia y de una manera prodigiosa,  y es que parecía  prácticamente imposible quitarle el balón al joven talento brasileño.

Con el arranque de la competición oficial y la llegada de todos los pesos pesados del equipo  de sus respectivas expediciones mundialistas,  el brasileño desapareció casi totalmente de las alineaciones habituales  de Ernesto Valverde. El Barcelona arrancó la competición liguera, y para sorpresa de muchos,  con un nuevo dibujo táctico que recuperaba un tridente atacante más al estilo Luis enrique que no de Valverde, un equipo más  de desborde y remate, algo más parecido al famoso terceto que formaban Neymar, Suárez y Messi, pero esta vez con un Dembélé que empezó la temporada como un tiro.

Pero el sistema de Valverde empezó a hacer  aguas, dejaba grietas profundas y rompía con la consistencia que tanto le gusta a Valverde. Los peores momentos de Arthur, en cuanto a minutos, coincidieron con los mejores momentos de Dembélé en el campo. El brasileño sólo disputó unos minutos basura en la primera jornada de liga y a partir de ahí desapareció del mapa. Para más colmo, Valverde lo puso por primera vez de  titular en el día que el barça firmaba su primer tropiezo liguero y Arthur abandonó el campo nada más empezar la segunda mitad, siendo uno de los grandes señalados  del tropiezo y regresó al ostracismo del banquillo , e incluso en algunas jornadas  a la soledad de la grada.

Pero con su desaparición de las convocatorias parecía que tampoco el equipo andaba bien, y el sistema 4-3-3 empezó a hacer aguas por todos los lados, hasta que llegó el partido contra el Valencia en Mestalla, donde el Barcelona venía ya de encadenar dos empates y una derrota en liga de forma consecutiva.

En aquel partido contra los valencianos, Valverde sentó por primera vez a Dembélé en el banquillo  e introdujo de inicio la figura de Arthur para reforzar el centro del campo, y  aunque tampoco se ganó el encuentro, se disipó otra manera de jugar al fútbol y de entender los partidos a base de un mayor control del esférico y la posesión.

La actuación de Arthur, sin ser espectacular, no dejó indiferente a nadie y menos todavía a Ernesto Valverde, que vio en el brasileño la pieza definitiva para formar su dibujo en la zona de creación.

Desde entonces el Barcelona no conoce la derrota,  y el juego culé parece haber recogido la consistencia que tanto anhelaba Valverde. Los movimientos del brasileño en el campo levantaron ante el Inter de Milán muchos aplausos y su salida del campo, al ser sustituido por Arturo Vidal, fue interpretada , primero con pitos a Valverde y luego con una larga ovación a su salida, que solo los más grandes se han llevado del palco culé.

Solo el tiempo dirá si Arthur llegará a ser una pieza importante en el barça  o incluso si su nombre será leyenda, pero lo que está claro es que el brasileño ha llegado para quedarse y se vislumbra como la  pieza que le faltaba al puzle de Valverde

(10)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *